EDIMBURGO – LA ATENAS DEL NORTE

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Google Plus
  • Blogger
  • MySpace

“Viajar no es pasar por los lugares sino dejar que los lugares pasen por ti…” 

Sencillamente genial. Así es como defino nuestro recorrido por la ciudad de Edimburgo, una cita que tenía apuntada en mi lista de lugares imperdibles desde hacía ya varios años y que, por suerte, he podido disfrutar en este frío mes de enero. Un viaje que he hecho con la ilusión de una niña y que me ha recordado que si le miras sonriendo, el mundo te devuelve la sonrisa!!

Desde sus casas victorianas hasta su castillo medieval, desde su ruta de los fantasmas hasta la más lujosa cena de gala, desde el sol sorprendiendo a sus habitantes hasta la nevada más densa sorprendiendo a sus visitantes… Edimburgo ha demostrado ser una ciudad especial y una de las capitales con más encanto de Europa.

DSC_1011

¡Que gran invento el palo Selfie!
Explanada del Castillo – Escocia

Comenzamos nuestra ruta visitando los puntos de mayor interés turísticos ya que, al ir con un viaje programado, no sabíamos que sorpresas nos iban a esperar y, como teníamos tiempo libre, no queríamos dejar de ver algunas cosas. Empezamos subiendo a la explanada del Castillo de Edimburgo, la atracción turística más visitada de toda Escocia, una antigua fortaleza alzada sobre una roca de origen volcánico que puede verse desde prácticamente cualquier punto de la ciudad. En su interior la verdad que encontramos mucho más interés de lo que imaginábamos, el Castillo de Edimburgo es el hogar del Memorial Nacional de la Guerra de Escocia, un monumento que conmemora las casi 150.000 bajas escocesas de la Primera Guerra Mundial y las más de 50.000 de la Segunda, además de campañas posteriores a 1945. También da cobijo a la Piedra de Scone, conocida como “Piedra del Destino”, sobre las que se coronaban los reyes escoceses. Además, es la caja fuerte de los Honores de Escocia, donde sus encuentran guardadas las joyas de la Corona y, por último, es el lugar donde puedes encontrar el famoso Cañón de las trece horas, un cañón con historia propia. Cuentan que a mediados del siglo XIX, un capitán de la Marina Británica se dio cuenta de que los relojes de la capital escocesa marcaban diferentes horas y por ello decidió poner en hora todos los relojes disparando todos los días varios cañonazos a las 13 horas. Aún lo siguen haciendo, aunque descansan los domingos, debe ser por que el día del señor no importa llegar tarde a alguna parte…

IMG_0416

Vistas de Edimburgo desde uno de los cañones del Castillo  Edimburgo – Escocia

Al salir del Castillo bajamos por la Royal Mile, la calle más famosa de Edimburgo y, creo, la más bonita. Un recorrido de una milla escocesa lleno de tiendas, callejones, iglesias y cafeterías que termina en el Palacio de HolyroodHouse, residencia oficial de la reina Isabel II cuando visita Escocia, y en el Parlamento Escocés, una estructura moderna que, a mi gusto, no encaja con el encanto de ciudad. El paseo por la Royal Mile merece la pena hacerlo con tiempo, entrando en las tiendas de souvenirs, conociendo las diferentes prendas de tartán escocés, escuchando a los diferentes gaiteros que se colocan en cualquier punto de la calle y, por supuesto, conociendo la Catedral de St Giles, erigida sobre un antiguo santuario construido en el siglo IX, para ser consagrada al patrón de los leprosos. La curiosidad es que, aunque es conocida como la Catedral de Edimburgo, no tiene el título.

DSC_1027

Catedral de St. Giles – Royal Mile – Edimburgo

DSC_1038

Royal Mille y sus antiguas cabinas de teléfono al más puro estilo british
Edimburgo – Escocia

DSC_1051

Palacio Holyroodhouse – Edimburgo – Escocia

Después de comer en la plaza Grassmarket, donde por casualidad nos metimos en el pub más antiguo de la ciudad, aprovechamos el atardecer para subir a Calton Hill, una pequeña colina conocida como “la Atenas del norte” por las características de sus monumentos. Allí nos encontramos con el Monumento Nacional que rinde homenaje a los caídos en las Guerras Napoleónicas, una estructura hecha a imagen del Partenón de Atenas pero a medias… ya que la falta de fondos interrumpió su construcción. A su lado el Monumento a Nelson, erigido en honor al vicealmirante Nelson tras su victoria y muerte en la Batalla de Trafalgar, que guarda una relación directa con el cañón de las trece horas, ya que en su interior se instaló una bola del tiempo para indicar a los marineros la llegada de la una del mediodía. Y para terminar el triángulo, el Observatorio de la ciudad.

DSC_1076

Monumento a Nelson y Monumento Nacional en Calton Hill – Edimburgo

DSC_1071

Atardece en Edimburgo – Vistas desde Calton Hill

La verdad es que durante todo el recorrido la ciudad no dejaba de sorprenderme, es cierto que no había nada espectacular o que no hubiera visto antes pero todo era bonito, todo tenía encanto y todo merecía su minuto de gloria para pararte a verlo o fotografiarlo, incluso el frío pasaba a segundo plano y eso en una ciudad que ve el sol apenas un par de semanas al año es ¡¡digno de mención!! 🙂

Y antes de terminar el día… nos esperaba la primera sorpresa.

Dicen que tras tantas guerras, asesinatos, ejecuciones, quema de brujas y otros hechos históricos, Edimburgo se convirtió en una ciudad fantasma, en la que incluso se han demostrado numerosos efectos paranormales… y ¿que mejor que conocer el motivo que disfrutar de un tour fantasma?… Allí estábamos con una capa sobre nuestros abrigos y un candil en la mano recorriendo los oscuros callejones de la ciudad vieja… ya era bien entrada la noche, lo que facilitaba al guía un efecto tenebroso que en más de una ocasión asustó a más de uno. Nos contó mil y una leyenda y nos hizo bajar a las cámaras subterráneas donde aseguraba había habido apariciones… fue una experiencia nueva que no hubiéramos hecho de no haber ido en un viaje programado y nos ayudó a conocer también esa parte oscura de la ciudad que, porqué no, también tiene su encanto. ¡Un diez a la organización!.

Y hasta aquí nuestra toma de contacto con esta encantadora ciudad… había que irse a descansar para vivir más aventuras!

¿Os ha picado el gusanillo de conocer esta encantadora ciudad?

Sonríe, es el día

Esther

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Google Plus
  • Blogger
  • MySpace