MÓNACO – TAMAÑO vs ACTITUD

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Google Plus
  • Blogger
  • MySpace

 

Viajar es  mucho más que ver cosas; es un cambio profundo y permanente de las ideas de la vida. Miriam Beard

No sabría decir en que punto exacto de mi vida me picó el virus del viajero, ni sabría explicar que siento cada vez que aterrizo en una nueva ciudad, agarro fuerte mi cámara de fotos y me lanzo a las calles a conocer pero si podría contar el motivo por el que cada vez que se me ocurre un nuevo destino me paso horas y horas estudiando el modo de ir hasta el, mirando vuelos, estudiando opciones, leyendo comentarios y opiniones y aprovechando cada oportunidad que tengo para decirlo en voz alta, aunque me tachen de loca y optimista solo por querer hacer una ruta en coche por Suiza en pleno invierno, volar a Canáda y de paso parar en Nueva York, hacer un crucero por las islas Griegas, desconectar un finde cualquiera en Budapest con una pareja de glotones, volver a Australia y ya que estamos cruzar a Nueva Zelanda o pasar una semana tirada en una hamaca del Caribe… Si soñar es gratis, ¿por qué no hacerlo todos los días?

Hoy, y ya con la mente puesta precisamente en ese finde en Budapest, previo paso por Escocia, vuelvo a #atansolounpaso para recomendaros otro lugar, muy cerquita, para una escapada de esas que ni se planean… Mónaco, una de nuestra paradas en la ruta por la Provenza Francesa.

DSC_0604

Principado de Mónaco

Sólo unos 700 km separan la frontera española del Principado de Mónaco, el segundo país más pequeño del mundo, siempre detrás de la ciudad del Vaticano, y el país, me atrevería a decir, con la familia “principesca” más polémica del mundo entero, los Grimaldi, que llegaron a su máximo de popularidad y glamour en 1956, cuando Grace Kelly se convirtió en Princesa de Mónaco.

Mónaco llama la atención desde el primer minuto, por su lujo, por su situación geográfica, por su gente y, como no, por su turismo. Porque una de las principales fuentes de ingresos de Mónaco es el turismo y eso es algo que se observa nada más poner un pie en esta ciudad. Cada día llegan al puerto multitud de cruceros cargados de turistas y vayas donde vayas te encuentras con turistas cargados con sus cámaras para conocer de primera mano una de las características más conocidas de esta ciudad-Estado, su alto nivel de vida. Los coches de alta gama son un clásico, los yates algo normal y el Casino uno de los lugares más visitados de la ciudad.

DSC_0670

Curva loews – Principado de Mónaco

Nosotros comenzamos el día por el Palacio del Príncipe, conocido como Palacio Grimaldi o Principesco, actual residencia de Alberto II, un edificio que refleja perfectamente la historia de Mónaco ya que, a diferencia de otras familias reales Europeas que construían nuevos palacios constantemente, la escasez de territorio ha conducido a los Grimaldi a permanecer en este palacio durante más de siete siglos.

DSC_0607De allí, paseando por las calles de la ciudad vieja, llegamos hasta la Catedral de San Nicolás, conocida como la Catedral de Mónaco y destacada por ser el lugar donde se guardan las sepulturas de los príncipes Raniero III y Grace Kelly. Hay una cola que rodea las tumbas pero va rápida aunque, no os esperéis gran cosa, apenas un centro de flores y un par de fotos…

Una vez fuera de la ciudad vieja y en busca del Casino, no puedes pasar por alto el circuito trazado para el Gran Premio de Formula 1, su curva loews es mundialmente conocida y uno de los puntos donde más difícil se hace conseguir una foto sin turistas al lado. Muy cerquita se encuentra ya el Casino y el Café París, la plaza más conocida de este pequeño país y un lugar que merece la pena conocer. El complejo incluye el Gran Teatro, una ópera y una casa de ballet y la curiosidad es que los ciudadanos de Mónaco no pueden entrar en las salas de juego… Nosotros no podíamos irnos sin entrar en el Casino así que, previo pago de 10 euros, entramos a una de las salas (destinas a turistas) donde solo hay algunas maquinas tragaperras, mesa de blackjack y ruleta. A esta última jugamos quince minutos y corriendo… no vaya a ser que nos arrepintamos de hacer la gracia…

DSC_0666

Curva loews – Gran Premio de Mónaco

El resto del día lo aprovechamos conociendo el puerto y paseando por sus calles (sin encontrar gran cosa) ya que, dentro de nuestra ruta por la Provenza, habíamos dejado un día entero para disfrutar de esta ciudad y pudimos hasta terminar el día viendo el atardecer en una playa cercana, Villafranche sur mer, no gran cosa pero perfecta para descansar después de todo el día. Y desde allí a nuestro campamento base, un pueblito en algún lugar entre Mónaco, Niza y Cannes, un rincón donde desconectar de turistas y ajetreo del que ya os hablaré, ya que merece una mención aparte.

DSC_0593

Vista panorámica de Mónaco – Principado de Mónaco

Hasta aquí la recomendación de hoy, tengo pendientes contaros mi experiencia en mi primera carrera 10K (si es que se dice así), hace ya casi un mes y aún me recorre un escalofrío cuando me acuerdo de la entrada a meta!!!… @Beirrison en que me has convertido??…

¿Que tal habéis comenzado noviembre?, ¿alguna escapada en mente?, ¿alguna carrera, tal vez? 🙂

Sonríe, es el día.

Esther

 

 

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Google Plus
  • Blogger
  • MySpace