RUTA POR LA PROVENZA – AVIGNON

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Google Plus
  • Blogger
  • MySpace

 

“La única posibilidad de descubrir los límites de lo posible es aventurarse un poco más allá, hacia lo imposible…” 

Y por fin, tras recorrer los casi mil kilómetros que nos separaban de nuestra primera parada, atravesamos la frontera de esta región francesa, situada en la costa del Mar Mediterráneo, con mucha historia y mucho interés turístico, Provenza-Alpes-Costa Azul.

Si hay un motivo por el que quisiera recorrer esta región francesa creando una ruta propia es porqué no quería perderme nada. Ni sus paisajes, ni sus ruinas, ni su gastronomía, ni sus monumentos… había mucho donde elegir cuando meses antes estudiaba el mejor recorrido y, aunque, evidentemente siempre hay que decidir que ver y que dejar de lado, acertamos en nuestra decisión y conseguimos aglutinar en 9 días un poquito de todo lo que queríamos conocer. Desde aquí, y empezando con este primer post, os contaré cada una de las paradas de nuestra ruta por la Provenza, desde Avignon, Niza o Cannes hasta sus pequeños pueblos medievales, haciendo un pequeño paréntesis en la increíble Mónaco.

PRIMERA PARADA – AVIGNON 

Si hay algo que me llame la atención de una ciudad es su pasado, por eso, no podía recorrer la Provenza sin visitar Aviñón, residencia papal desde 1309, cuando la ciudad se encontraba bajo gobierno de los reyes de Sicilia, pertenecientes a la Casa de Anjou, y 1377 cuando comenzó el llamado Gran Cisma de Occidente y los papas regresaron a Roma. Es por ello que la visita a esta ciudad se centra en el Palais des Papes (Palacio papal), la construcción gótica de la Edad Media más grande del mundo, un impresionante monumento asentado sobre una roca con vistas al río Ródano, declarado Patrimonio Mundial por la Unesco.

DSC_0377

Palacio de los Papas – Avignon – Francia

DSC_0383

Interior Palacio de los Papas – Avignon – Francia

Lo cierto es que hace falta mucha imaginación para hacerse una idea del lujo que existía dentro de aquellos muros pero merece la pena una visita. La entrada es fácil de encontrar ya que se encuentra en Place du Palais y el precio es, creo recordar, de nueve euros aunque puedes comprar el bono que te permita entrar también en el Pont St-Bénézet del que hablaremos después por unos once euros. Una vez dentro, hay guías de audio previo paso por caja o diferentes paneles de información durante todo el recorrido, un total de 25 estancias entre las que destacan las salas de ceremonias, capillas, claustros y apartamentos privados del Papa. Llama la atención la grandeza de sus patios, sus salones de piedra, sus pequeñas capillas, sus rincones… y una bonita panorámica desde una de sus torres desde la que puedes fotografiar la Cathédrale Notre Dame des Doms, aunque debo ser sincera, no me impresionó demasiado, tal vez, porque está bastante vacío, o porque siempre he preferido perderme por las calles. 

DSC_0429

Cathédrale Notre Dame des Doms – Avignon – Francia

 

Una vez fuera, recorrimos los jardines Rocher des Doms, con vistas del río Ródano, el Mont Ventoux y los Alpilles, hasta llegar al Pont St-Bénézet del que dice la leyenda fue construido por el pastor Bénézet tras tener tres visiones de santos instándole a construir un puente sobre el Ródano y del que solo quedan cuatro de los 22 arcos originales. Nosotros entramos porque habíamos pagado la entrada combinada con el Palais des Papes pero la verdad que puedes verlo desde los jardines Rocher, desde el Pont Edouard Daladier o desde el otro lado del río.

DSC_0432

Puente Saint – Bénézet – Avignon – Francia

DSC_0439

La cara es el reflejo del alma…
Vistas desde el Puente Saint – Bénézet

Para terminar la visita por esta histórica ciudad disfrutamos de uno de los placeres de Aviñón, pasear por su casco antiguo. Sus murallas del S.XIV están muy bien conservadas y en su interior esconden bonitas iglesias medievales y casas, plazas y calles con ese encanto medieval que tanto me gusta. Un placer.

Hasta aquí por hoy, poco a poco, os iré contando esta bonita ruta provenzal. Hay mucha información que aglutinar, muchas fotos donde elegir y muchos recuerdos que poner en orden!.

Sonríe, es el día.

Esther

 

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Google Plus
  • Blogger
  • MySpace